Snowdrops / Campanillas de Invierno (Galanthus nivalis) por Gréag Sidhe Cara

EL FESTIVAL GAÉLICO DE IMBOLC

El día que cae justo entre el solsticio de invierno y el equinoccio de la primavera, conocido como Imbolg o Imbolc (pronunciado sin la “b”), palabra que viene del gaélico irlandés i mBolg significando “en el vientre” ha sido honrado en Irlanda desde tiempos neolíticos.  Está asociado con la fertilidad y el embarazo en animales como las ovejas quienes empiezan a dar a luz en esta época, pero también esta asociado con la fertilidad de las mujeres quienes planeaban su embarazo durante el festival Bealtaine para dar a luz ahora, justo cuando la vida esta renaciendo en la tierra.

Hace más de 5,000 años, nuestros ancestros construyeron grandes megalitos de piedra, como el Mound of Hostages (el Montículo de los Rehenes), el cual es orientado astronómicamente, asegurando que la luz del sol naciente penetra la cámara en la mañana de Imbolc, que este año, 2019, cae el 4 de febrero en el hemisferio norte y el 8 de agosto en el hemisferio sur.  Este fenómeno también toma lugar en el Mound of Hostages el día de otro festival gaélico importante, el de Samhain, que cae justo entre el equinoccio del otoño y el solsticio de invierno (el 7 de noviembre 2019 en el hemisferio norte y el 6 de mayo 2019 en el hemisferio sur).  Esto pasa solamente en estos dos días del año en este megalito, confirmándonos que los días entre equinoccios y solsticios conocidos como “cross quarter days”, fueron de gran importancia para la gente neolítica en Irlanda.

Para entender la importancia de Imbolc para nuestros ancestros, es importante entender la oscuridad del invierno irlandés.  En los momentos que anhelo regresar a mi patria, nada más recuerdo las mañanas de diciembre, esperando el autobús a la escuela o la oficina, helada en la oscuridad, sabiendo que no llegaría a ver ni sentir la luz del día porque sería de noche de nuevo a las 4 de la tarde.  El día del solsticio de invierno, hay solamente 7 horas 14 minutos de luz en Irlanda, comparado con más de 17 horas el día del solsticio de verano, pero como hoy en día tenemos luz artificial, continuamos con nuestras labores diarios durante la oscuridad del invierno, aunque para algunos sea con trastorno afectivo estacional (TAE), también conocida como tristeza en tiempo de invierno que se cree afecta 1 de cada 15 personas en Irlanda.

Gate Lodge Design

Para nuestros ancestros, la única fuente de luz disponible fue el sol y la luz tenue de sus fuegos que les permitía ver las estrellas, las galaxias, en toda su magnificencia.  Si alguna vez has tenido la oportunidad de ver las estrellas en un lugar en la naturaleza, libre de contaminación lumínica, seguro ya has contemplado lo que debe haber sido para ellos y podemos apreciar porque la vida se guiaba por lo que se observaba en el cielo.  Pero para una sociedad agraria, que dependía de la luz solar para iluminación, calor y alimento, esta época de oscuridad representaba una lucha para sobrevivir las condiciones del invierno irlandés.  Entonces ver los primeros indicios de la primavera alrededor de estas fechas, la luz creciente, la nieve que se derrite, el nacimiento de los primeros corderos, la apariencia de las primeras plantas emergiendo de la nieve, la abundancia de leche, fue para ellos el retorno de la luz, la fertilidad y la esperanza.  Con cada gira de la rueda del año, celebraban la oportunidad para regeneración y renacimiento que traía Imbolc con un gran festival.

BRIGID, LA DIOSA CELTA

2,500 años después, durante la época más temprana de los celtas en Irlanda, el festival gaélico de Imbolc fue asociado con la diosa Brigid, Diosa Madre de todos los Celtas, la más conocida y venerada de nuestras diosas hoy en día.  Es la diosa de la poesía, la sanación y la metalurgia y también se asocia con las “artes femeninas” como la partería, el tejido, las artesanías y la fermentación. Es una diosa del fuego, no solamente el fuego alquímico del herrero, pero también lo que representa, la chispa divina, el fuego interior, el fuego de la inspiración, el fuego que transforma, el fuego de la fertilidad, y el cálido fuego del hogar.  Brigid también reina el elemento de agua y se asocia con los pozos se sanación, de los cuales tenemos varios dedicados específicamente a ella. Ambos elementos fueron bienvenidos después del invierno irlandés, el fuego que representa el retorno de la luz y el calor, y el agua que ayuda a derretir el hielo y la nieve, limpiando y purificando.  Para nuestros ancestros celtas, los primeros indicios de la primavera significaban que la diosa se estaba transformando de Cailleach (anciana sabia), en la doncella de nuevo.

Michael Kaluta

BRIGID, LA SANTA IRLANDESA DE LA IGLESIA CATÓLICA

Tan adorada fue esta diosa por el pueblo gaélico, que al llegar el cristianismo a Irlanda hace 1500 años, la tuvieron que adoptar como santa irlandesa de la Iglesia católica al ver que el pueblo jamás la iban a abandonar.  Los cristianos incorporaban elementos de los dioses y diosas irlandesas en su doctrina para hacerle parecer nada más una extensión de la religión tradicional.  No es muy diferente a las tácticas empleada aquí en México para convertir a Tonantzin, la Diosa Madre de los Aztecas, en la Virgen de Guadalupe de la iglesia católica.

Como los irlandeses ya festejaban Imbolc y la diosa Brigid alrededor de los principios de febrero, la iglesia eligió el 1 de febrero como el día en que se festejaría la nueva Santa Brígida.  El festival de Brigid también fue asimilada por la cultura cristiana en la celebración de la Virgen de Candelaria.  El Templo de Fuego dedicada a la diosa Brigid, ubicado en Kildare, Irlanda, donde se había mantenido encendido una llama perpetua dedicada a la diosa desde tiempos antiguos, fue convertido en monasterio católico en el siglo 5.  La tradición de la santa cuenta que la fundadora del monasterio fue una mujer irlandesa llamada Brigid, la misma mujer que más tarde se convertiría en la Santa Brígida de Irlanda debido a sus milagros de sanación.  Esta Brigid y sus monjas reconocieron la chispa divina en la llama perpetua, aunque lo creyeron un símbolo de la luz del cristianismo, y continuaron con la tradición de mantenerla siempre encendida desde el siglo 5 hasta el siglo 16, cuando el Rey Enrique VIII de Inglaterra ordena el cierre de los monasterios católicos en Irlanda.

En 1993, la llama se volvió a encender en Kildare por primera vez desde el siglo 16, por las Hermanas Brigidinas, quienes la siguen guardando hoy en día en su centro, Solas Bhride en Kildare.  Gracias a las monjas de Brigid y las sacerdotisas que las preceden, Brigid ha logrado viajar a través de los siglos, mas o menos intacta.  Me emociono mucho que las Moon Mothers participando en el Moon Mother Gathering 2019 en Irlanda este año, tendremos la oportunidad de visitar este lugar sagrado, donde la chispa divina de la diosa sigue brillando desde hace miles de años, y de llevar en nuestras alas de luz, la llama perpetua de la diosa, por todo el mundo, transformando, vaciando, purificando y sanando, asegurando en el proceso, que la tradición de Brigid sigue floreciendo como manera de honrar las hermanas sacerdotisas que mantuvieron viva la llama perpetua hasta ahora.

BRIGID, LA TRIPLE DIOSA

A Brigid se la considera frecuentemente una diosa triple celta que representa las tres etapas cronológicas de la vida de una mujer (la doncella, la madre y la anciana).  Las tres juntas representan la sucesión de las estaciones, el ciclo de la vida y la muerte y la ciclicidad que vemos reflejado en la tierra, en el cosmos y también en nosotras mismas.  Brigid nos enseña que no hay separación entre el mundo interior y el exterior.  Ella es el mismo fuego que ilumina nuestras casas y corazones.  Sus aguas sanadoras ayudan a derretir y llevar todo lo que se ha congelado en nosotras y en nuestras vidas.

La llegada de sus energías purificadoras anuncian el momento ideal para “spring cleaning” – la practica de hacer una limpieza profunda de nuestras casas al principio de la primavera, un acto que nos suele presentar con una oportunidad de vaciarnos a nosotras mismas, a nuestro hogar interior, de todo lo que ya no nos sirve, transformándolo en tierra fértil en donde sembrar las intenciones de lo que queremos cosechar mas tarde en el año.

Como es adentro es afuera e Imbolc es la época ideal para empezar a preparar, a bendecir y a sembrar semillas para que estén listas para trasplantar en cuanto llega el calor de la primavera.  Tenemos evidencia de que alrededor de esta época, antes de la siembra, nuestros ancestros gaélicos practicaban rituales para la consagración de las semillas, rituales que inspiraron la creación de la meditación “Sembrando semillas e intenciones” de mi taller en linea de herbolaria, cuya práctica une el ciclo del mundo interior con el del exterior, una alineación sagrada para los antiguos irlandeses, y que aprovecha la esperanza, y las condiciones para la regeneración y el renacimiento, que acompañan las energías de Imbolc y nuestra diosa y santa Brigid.

COMO ES ADENTRO, ES AFUERA

Siempre he amado la época de Imbolc.  Desde chiquita ver corderos jugando y saltando en el campo alrededor de sus mamás ha sido de las cosas que más disfruto observar en la naturaleza y no solamente por lo lindos que son, pero también porque los vinculo siempre con el cambio de atmósfera que se siente en Irlanda, el suspiro de alivio colectivo que se escucha por todo el pais una vez que aparecen las primeras Snowdrops o Campanillas de Invierno (Galanthus nivalis).  Aunque el invierno para nosotros hoy en día ya no es una lucha como tal, hay una sensación innata de haberlo sobrevivido, acompañado por la sensación de gratitud que naturalmente resulta.

El frió no ha desaparecido, pero a partir de Imbolc tenemos días donde vemos el cielo azul y brilla el sol, aunque nuestros alientos se siguen viendo en el aire y seguimos quitando la escarcha de las ventanas del coche por las mañanas.  La energías refrescantes y revitalizadoras de Brigid después del invierno irlandés son casi palpables.  Los niños también las pueden percibir.  De chiquita, el clima que más me gustaba fue alrededor de Imbolc, días helados pero a la vez revigorizantes, soleados, ventosos y luminosos, que yo sentía me “limpiaban las telarañas del cerebro”.  Mientras la diosa limpiaba la tierra para hacer lugar para lo nuevo, y mi mama hacia lo mismo en casa con el ritual de “spring cleaning“, yo como niña también disfrutaba los efectos de este giro de la rueda del año celta y aunque ahora estoy en la Ciudad de México, donde nunca veo corderitos ni nieve, sigo disfrutando de la energía de Brigid cuando aparece en mi huerto cada año, cuando se hace visible aquí en plena ciudad.  La veo en las orugas de la mariposa blanca que empiezan a aparecer en mis plantas de mastuerzo (Tropaeolum majus) alrededor de Imbolc, y la veo en las primeras flores que empiezan a aparecer en los arboles de Jacarandá, formando sombrillas de color magia arriba de nosotras antes de caer como confeti por toda la ciudad.

¿Cómo podemos honrar y conectar con las energías de Brigid estemos donde estemos?

Para los celtas el año estaba dividido en invierno (Geimredh) y verano (Samradh) y de la misma manera que una planta empieza su vida como una semilla en la oscuridad del suelo y un bebe empieza la suya en la oscuridad de la matriz,  para los gaélicos el año nuevo empieza con los inicios del invierno y la noche precede al día.  No es tan distinto a nosotros ya que nuestro día empieza a las 00.00 horas sin embargo, en la tradición celta los días empiezan con el atardecer.  Entonces las fiestas empiezan desde el atardecer el día antes de Imbolc.  Para los que festejan Imbolc el 1 de febrero, el festivo empieza con el atardecer del 31 de enero.  Para los que festejan Imbolc según el punto medio exacto entre el solsticio de invierno y el equinoccio de la primavera, esta fecha es variable, pero también empieza con el atardecer el día anterior, por ejemplo en el 2019 empieza con el atardecer del 3 de febrero.

LA MUÑECA BRIDEOG

Las mujeres en particular tomaron un papel importante en los rituales asociados con el festival de Brigid en Irlanda.  Desde el día anterior se juntaban para cocinar pastelitos de maíz con la primera y última cosecha del año anterior.  Con las hojas del maíz elaboraban una muñeca conocida como una Brideog que representaba a Brigid.  Preparaban una cama para ella dentro de la casa y la vistieron de blanco, a veces decorándola con cristales o caracoles antes de desfilar con ella en procesión de casa en casa, otorgando su bendición en cada hogar.  La familia participaba en juegos de roles donde una de ellas tocaba la puerta de la casa 3 veces pidiendo alojamiento con la Brideog en sus brazos, y los demás la recibieron con mucha alegría, llevándola a la cama de juncos que habían preparando para ella en el suelo.  Una vez en la cama, empezó el festín.

CRIOS BRÍDE 

Otra actividad que se sigue haciendo hoy en día en Irlanda y que hicimos todos los años en la escuela, es la elaboración de la Crios Bríde (cruz de Brigida).  Representando la rueda solar, este talismán hecho de juncos se coloca en varias partes de la casa para asegurar bendiciones, protección y salud.  Se suelen quemar y rehacer cada año.  Debajo les dejo un vídeo de como elaborar tu propia cruz de Brigid en casa :=)

BRAT BRÍDE 

Otro talismán asociado con Brigid es el Brat Bhríde, un tela o listón que se cuelga afuera o en la ventana durante la noche y día de Imbolc.  Se creía que la diosa bendice la tela cuando pasa por ahí y la tela absorbe su energía, cargándose más con cada giro de la rueda del año, y alcanzando su máximo poder después de 7 años.  Durante el año, esta tela cargada se puede usar en rituales, para sanación y protección, particularmente durante el trabajo de parto.  Se suele dejar una ofrenda de comida para Brigid y su vaca sagrada en agradecimiento.  Debajo a la izquierda se ve el brat Bhríde de nuestra fundadora Mayella en el bosque de las hadas donde vive en Irlanda.  A la derecha está mi brat Bhríde que he colgado cada año desde que vivo en México.

ADIVINACIÓN

Durante el festival de Imbolc, también se practicaba la adivinación, particularmente la lectura de las cenizas del fuego.  La mañana de Imbolc, las familias buscaban huellas en las cenizas como evidencia de que la diosa había pasado por su casa.

Otra vez la observación de la naturaleza fue importante y se creía que ver ciertos animales fue un buen presagio, por ejemplo ver un erizo durante Imbolc pronosticaba buen clima.  Si el erizo hubiera detectado mal clima al despertarse de su hibernación al principios de la primavera, habría vuelto a su madriguera.  En la foto de al lado pueden ver Harry, el erizo que visita la casa de mi madre cada primavera para comer la comida del gato.

Actividades para celebrar el festival gaélico de Imbolc

  • Elaborar una Crios Bríde (cruz de Brigid)
  • Colgar un Brat bhríde afuera
  • Crear una muñeca Brideog
  • Juntar familia y amigos para festejar la vuelta de la luz
  • Planear la siembra/resiembra de tu huerto
  • Bendecir o consagrar las semillas
  • Sembrar semillas e intenciones
  • Preparar infusiones solares para usar durante el resto del año
  • Practicar la adivinación
  • Honrar los elementos de fuego y agua
  • Festejar la vuelta de la luz a través de rituales con velas
  • Preparar pastelitos y galletas de semillas
  • Limpiar y ordenar la casa y tus pertenencias
  • Observar la naturaleza – como es afuera es adentro
  • Meditar – tenemos una meditación gratuito específicamente para Imbolc aquí

Rezo irlandés invocando a Brigid

Que Brigid bendiga el hogar que habitas
Bendiga cada chimenea, cada pared y cada puerta.
Que bendiga cada corazón que late bajo ese techo
Que bendiga cada mano que labora y le trae gozo
Que bendiga cada pie que atraviesa sus portales
Que Brigid bendiga el hogar que habitas.