¿QUÉ SON?

 Son productos que absorben y/o recogen la sangre y el tejido que sale de la vagina durante el periodo menstrual, por ejemplo:

1) las toallas sanitarias,

2) los tampones,

3) ) las copas menstruales

De esta forma que puedes llevar una vida normal durante tu periodo menstrual al evitar que la sangre, tiña de rojo tu ropa o las sabanas  de tu cama 😉

 

TOALLAS SANITARIAS DESECHABLES

También conocidas como toallas femeninas, compresas o toallas higiénicas, son almohadillas elaboradas de material absorbente que se adhieren a la ropa interior. Algunas tienen “alas” que se pliegan sobre ambos lados de la ropa interior para protegerla de manchas. Estas toallas son relativamente económicas y muy fáciles y prácticas de utilizar, por lo tanto son ideales para tu kit de primera menstruación.

Son desechables y eso no es nada bueno para la ecología de nuestro querido planeta.

El gran problema con las toallas higiénicas desechables es que éstas tardan ¡ entre 500 y 800 en degradarse! 🙁 y que, una vez que han cumplido su labor, terminan en vertederos contaminando nuestra tierra, mantos acuíferos y océanos 🙁  Se estima que cada año se vierten 800,000 toneladas de toallas femeninas en el mundo y no es de sorprenderse teniendo en cuenta que la mayor parte de la población mundial es de sexo femenino y todas, todas, menstruamos o menstruaremos mes con mes durante este tiempo más o menos. Lo ideal es solo las utilicemos en ocasiones realmente necesarias o inevitables.

Dependiendo de la cantidad de flujo menstrual que tengas, deberás cambiar tu toalla femenina, más o menos veces durante el día para que mantengas fresca y seca la zona de tu vulva. Sudar  y/o dejar tu toalla femenina muy “cargada/mojada” durante muchas horas provoca la aparición de hongos, irritación o alergias en esa zona.

 

TOALLAS FEMENINAS REUTILIZABLES

 

Una opción super ecológica y más económica a largo plazo que las toallas desechables, pues estas pueden durar desde 8 meses hasta 2 años. Normalmente están elaboradas de algodón orgánico o lino con un relleno super absorbente capaz de contener el flujo menstrual más intenso.  La dinámica es sencilla: una vez que se utilizan, se dejan remojando en agua fría (no agua caliente porque fija el color de la sangre a la tela) alrededor de 6 horas. Una vez enjuagadas se ponen en una bolsita para ropa delicada en la lavadora con  jabón neutro o jabón de pan para no dañar la tela. Si queda alguna mancha, puede removerse con vinagre o agua oxigenada. No agregues suavizante pues entre menos aromatizantes o químicos queden en tu toalla, más saludable y agradecida estará la zona de tu vulva 🙂

Dicen por ahí que nunca sabes qué incómoda puede ser una toalla femenina desechable hasta que pruebas las de tela.  Así que esta opción también es excelente para tener en tu kit de primera menstruación.

 

TAMPONES

Los tampones son como pequeños tapones hechos de algodón que se colocan dentro de la vagina para absorber la menstruación. Algunos vienen con un aplicador que ayuda a colocarlo. Tienen un cordón fijado al extremo que sirve para poder extraerlo fácilmente. Los tampones no se pierden dentro de tu cuerpo pues el cérvix o cuello del útero es la “puertita” que los mantiene dentro de la vagina solamente.

Hay varios detalles con estos pequeños que debemos tener en cuenta:

  • Es necesario cambiarlos cada 4 horas, de lo contrario se eleva de forma significativa el riesgo de infecciones y hasta el Síndrome de Shock Tóxico.
  • Tienen material super super absorbentes lo cual a veces puede absorber tanto que llegan a provocar resequedad vaginal derivando después en infecciones y otro tipo de complicaciones.
  • Abesto, dioxinas y fibra de rayón han sido los principales materiales utilizados en su fabricación. El asbesto, sería el culpable del excesivo sangramiento en mujeres que usan este producto, trayendo como consecuencia (benéfica para las empresas) mayor compra del producto. Las dioxinas son sustancias usadas para blanquear  y al estar expuestas a altas temperaturas (como sucede dentro de nuestra vagina) desprenden diversos componentes, que absorbidos por el cuerpo,  pueden producir irritación, infecciones y hasta cáncer.
    Las fibras de rayón, también asociadas al Síndrome de Shock Tóxico,  tienen como principal función una super absorción del flujo sanguíneo pero son un excelente caldo de cultivo para las bacterias. Éstas rápidamente pueden proliferar y desencadenar el Síndrome de Shock Tóxico, con graves consecuencia para la salud, como insuficiencia renal hepática, fiebre alta, dolor de cabeza, náuseas y mareos

Mi opinión es que si puedes, consigas tampones de algodón orgánico y /o  limites su uso para aquellas ocasiones en que tengas mucha actividad física y no quieras preocuparte porque la toalla se mueva de lugar o bien para una visita a la alberca y/o playa. Como dicen por ahí: “una vez al año, no hace daño” 😀

 

COPA MENSTRUAL

Las copas menstruales tienen forma de campana o de copa. Normalmente están hechas de silicona médica. La copa se lleva puesta dentro de la vagina y se encarga de recoger la menstruación. La mayoría son reutilizables: se vacían cada 8 horas aproximadamente, se lavan y se vuelven a usar. Es un producto ecológico que nos permitirá poder mantener una buena higiene durante la menstruación sin necesidad de desechar compresas y tampones cada 4 o 6 horas.

Como ya sabes, existen muchos problemas asociados al uso de las toallas femeninas desechables y tampones (como sequedad vaginal, alergias, candidiasis, SST, etc.) pero nada de esto ocurre con esta copa, ya que está fabricada con productos hipoalergénicos y cuidadosos con tu cuerpo. Eso sí, siempre investiga y escoge con cuidado la copa menstrual que utilizarás. En algunos países, ciertas marcas de copas menstruales no cuentan con registro sanitario ante las autoridades correspondientes. Es muy importante verificar su calidad y los materiales de fabricación.

La copa menstrual puede utilizarse durante largos periodos de tiempo dependiendo del flujo que tenga la mujer. Normalmente se recomienda usarla durante 8 a 12 horas. Incluso puede utilizarse durante la noche o hasta cuando se realiza ejercicio de alto rendimiento pues el mecanismo de sellado al vacío al interior de la vagina, impide derrames.

Al  al principio puede ser muy agotador/ estresante aprender a colocarla (incluso más que el tampón) pero una vez con práctica, se vuelve mucho muy simple y rápido. No son lo más económico en el mercado con respecto al precio de otros productos como las toallas desechables, sin embargo, la inversión puede recuperarse en pocos meses pues una copa puede durar entre 10 y hasta 15 años dependiendo de los cuidados que le tengas.

La copa menstrual es reutilizable y debe cambiarse después de determinado tiempo. Esto incluye lavarlas con agua y jabón. El problema es que si no estás en casa, este proceso puede volverse complicado. Puedes encontrar algunos trucos para que esto no suceda, como cambiarlas antes de salir de casa para lavarlas allí mismo y no en un lugar público.

Cada mes, una vez que haya terminado tu ciclo menstrual, debes desinfectarlas, aun cuando sean de buenos materiales. Esto se logra poniéndola a hervir en agua durante 5 minutos para esterilizarla y evitar riesgos.

A muchas mujeres les disgusta la sensación que perciben al retirar su copa, “debo jalar con demasiada fuerza para que salga y me lastima”. Ellas no saben que es necesario romper el vacío que se crea dentro de la vagina, pellizcando un poquito la parte baja de la copa.

Ahora tu ya lo sabes 😉

En resumen, el mejor producto de higiene menstrual es aquel con el cual tu te sientas segura, cómoda y feliz 😀