Resequedad Vaginal y Vaginismo

RESEQUEDAD VAGINAL Y VAGINITIS: EL SENTIDO BIOLÓGICO

La vagina en sí misma, referida a veces por el “canal de nacimiento”, tiene forma de tubo hueco de 3 – 4 pulgadas que llega desde la vulva (los órganos genitales del exterior) hasta el cérvix (la parte más inferior del útero, o de la matriz). Las paredes de la vagina pueden a menudo estar en “una posición cerrada”, pero se amplían perceptiblemente durante actividad sexual o nacimiento de un bebé.

Digamos que el mundo de la vagina tiene forma de canal, extraordinariamente adaptable a sus funciones, y que mientras no se requiere que cumpla ninguna de éstas, se halla en reposo, cerrada.

Sin embargo, en el momento que su misión canalizadora (del pene en el acto sexual, durante la auto-cultivación -masturbación- o durante el paso del feto en el parto) se activa, enseguida se humedece, se dilata y activa sus músculos con agilidad. Hablando metafóricamente, una vagina sana facilita el camino, una vagina enferma es un obstáculo para el tránsito.

Comenta Alejandro Jodorowsky en una entrevista de radio, que frente a la simplicidad del hombre que tiene un órgano exterior que se pone erecto, la mujer tiene una víscera interior. El pene tiene una forma clara frente a la vagina que se adapta, mostrando dos “maneras de pensar” que son absolutamente diferentes. Dice que la vagina es increíble, maravillosa, receptiva, húmeda, misteriosa, rica, artística…La vagina es un mundo.

La mayoría de los problemas en la vagina se relacionan con la vida sexual de la mujer ya que le impiden principalmente tener relaciones sexuales. Le señalan que desea tener una vida sexual más satisfactoria y plena, ya sea en pareja o en solitario, pero que le pide revisar su percepción de la sexualidad.

La vaginitis, por ejemplo, es un estado inflamatorio en una zona que está relacionada con la capacidad de proporcionar y recibir placer. La mujer que la padece suele tener emociones contenidas como la ira, la amargura , irritación o rencor.

La resequedad vaginal es un mal frecuente y esta falta de lubricación, dificulta y hace dolorosas las relaciones sexuales. Cuando no hay causa orgánica que la justifique, como la disminución considerable de estrógenos, podemos empezar a pensar que la mujer inconscientemente está “secando el río para que nada navegue por él”. A veces, las dificultades de pareja que parece que se derivan de los problemas sexuales, no son consecuencia sino causas de las mismas.

La resequedad vaginal es una forma de protesta cuando hay un descontento con las relaciones sexuales. Tal vez la mujer se siente utilizada, manipulada o no valorada sexualmente. Los sentimientos de culpa pueden estar detrás de este problema, originados por creencias o costumbres que son contrarias al disfrute pleno de la sexualidad.

La vagina enferma o reseca trae un mensaje de sanación y por lo tanto debemos recibirlo, leerlo y actuar a favor de la transformación.

*¿Acepto mi condición sexual de mujer?

*¿Qué estoy impidiendo que entre en mi vida?

*¿Por qué no me permito gozar de mi sexualidad?

*¿Qué problemas hay en estos momentos en la pareja?

*¿Qué proyecto estoy impidiendo que fluya?

*¿En qué puente de paso estoy estancada?

*¿Acepto el contacto sexual con mi pareja, y si no lo acepto o deseo, por qué no?”

Si deseas aprender mas acerca del Sentido Biologico de la enfermedad, síntoma o problema emocional o financiero,  asiste a alguno de nuestros talleres.

Texto adaptado de Biodescodificación Argentina

Foto Marc Adamus

AVISO

Yo Soy Gaia®, sus publicaciones, documentos, productos y talleres son Marca Registrada y nuestra Propiedad Intelectual conforme a las Leyes Internacionales vigentes pero sobre todo son protegidas por la LEY DEL KARMA UNIVERSAL

Show Buttons
Hide Buttons
error: Content is protected !!