Adaptación de texto de Enric Corbera

Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño. La edad cronológica de la formación neurofisiológica del bebé es hasta los tres años aproximadamente; hasta entonces el yo del niño es igual al yo de la mamá.

Nuestros niños no nos ponen nerviosos, ellos son el espejo en el cual debemos ver nuestro nerviosismo. Nuestros niños son el reflejo de la familia. Nuestros niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos, y muchas veces son reparadores de cargas transgeneracionales.

No se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y tener conciencia que podemos hacer mucho por nuestros hijos, si queremos que estén sanos, debemos cuidar nuestras emociones y sentimientos. Nuestros hijos son espejos de lo que rodea a la familia. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos conciencia de que  la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá.

El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo más importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”. A esto le llamamos Proyecto Sentido (PS).

Muchas enfermedades, se encuentran programadas en esta etapa de la vida. A nivel racional es difícil de comprender, pero a nivel inconsciente está claro, el Inconsciente Biológico es inocente, y repite las pautas y programas que se instauran en esta etapa tan crítica y fundamental.

El  Proyecto Sentido es una oportunidad de sanar unos errores que, de no somatizarse en lo físico, no tendrían fin. Carl G. Jung nos diría que el hijo muestra la sombra de sus padres y de sus ancestros y que lo hace a través de los síntomas físicos. La sombra se refiere a las partes desconocidas de nuestra psique, pero también a las partes desconocidas del mundo espiritual. Cuando el bebé está enfermo está mostrando  una parte de la sombra de la madre, luego a medida que va creciendo, va creando otras relaciones o vínculos con el papá, con el hermano, etc.

Cuando se trabaja con el  Proyecto Sentido, ocurre algo mágico: cuando la madre toma conciencia de todo el problema, el niño presenta una mejoría prácticamente instantánea. Las cosas se resuelven solas, porque nuestro inconsciente lucha por salir y expresarse, y cuando lo hace, desconecta los programas. Nuestro inconsciente quiere emplear toda la energía para vivir, y no para expresar lo “no resuelto” y “lo no dicho”.

El  Proyecto Sentido es múltiple, y en sus facetas se encuentran muchos de los programas que luego revivimos cuando somos adultos, por una fuerza del inconsciente que está relacionada con la fidelidad familiar. Romper ese lazo o bloqueo se hace imprescindible para poder vivir  nuestro proyecto de vida libremente y sin condicionamiento. Entre los acontecimientos relacionados con el proyecto sentido destacan.

  • Fecundación. Posterior a un aborto o pérdida, durante un duelo, en una reconciliación, un accidente, para unir a mis padres, producto de una aventura, una violación, por prostitución, fecundación no desead@, rechazada por abuelos, inseminación artificial, bebé probeta, vientre alquilado.
  • Embarazo. Cuando mi madre se enteró de mi presencia en su útero sintió angustia, tristezas, soledades, rabia, temor o deseos de abortarme, amenaza de aborto, tristeza de mamá por muerte de un familiar cercano, rechazada; culpa, rencor de mamá contra mi padre porque lo culpó de mi embarazo, miedo a no ser buena madre, abandonadas por mi padre, conflictos entre mi padre y madre durante mi embarazo, maltratos a mamá, escondió mi embarazo, disgusto de mis abuelos, mamá fue corrida por mis abuelos, tuvieron que casarse obligados por mí embarazo, miedo de mi madre de esta responsabilidad nueva… qué me espera con este nuevo hijo que va a nacer. Diabetes de embarazo, preeclampsia, eclampsia,
  • Nacimiento. Parto prematuro, parto tardío, parto provocado o inducido, fórceps, cordón umbilical alrededor de mi cuello, miedo de mamá a parirme, tristeza o rabia de mamá por estar sola, nací bajo anestesia de mi madre, nací por cesárea, nací de nalga o de pie, tuve sufrimiento fetal, parto forzado, hice sufrir mucho a mi madre durante mi nacimiento, mamá casi se muere en mi nacimiento, no deseado mi sexo, rechazo de mamá, rechazo de papá, abandonada.
  • Los primeros tres años. Colocad@ en incubadora, no me amamantó mamá, me abandonó al nacer, depresión materna, regalada al nacer, padre o madre ausente, no se ocupó de mi atención, me dejó con mis abuelos u otros adultos, poco afectiv@, prefería más a mis hermano que a mí, me hacía sentir no querid@ por él o ella, me rechazaba, me criticaba mucho, no me daba cariño, me celaba de papá o de mamá, me sobreprotegió, se separaron, me asfixiaba, me ignoraba, no me dejaba jugar, era injust@ conmigo, fui maltratadx, me obligaban a hacer lo que yo no quería, me manoseó mis partes íntimas, abusó de mí, fue infiel, me traicionó, peleaba mucho, le pegó a mi mamá, amenazó a mamá con armas, alcoholic@, drogadict@, ladrón, preso.

Para liberar cualquier estos sentimientos, es necesario realizar una sesión individual que nos permita decodificar los síntomas o condiciones asociados con el Proyecto Sentido que permite al participante reprogramar, repotenciar su vida con la toma de consciencia. Para mayor información escríbenos a info@corazondeluna.com , asiste a alguno de nuestros talleres presenciales o virtuales

Arte: soul-trees.com